Ajustes por Cambio de Valor en Activos Financieros: Guía Completa

Antecedentes de los Ajustes por Cambio de Valor

Los ajustes por cambio de valor en activos financieros son una figura contable que se introdujo en el balance con motivo de la reforma de 2007. Antes de esta reforma, los activos financieros se registraban en el balance a su coste de adquisición y no se reflejaban las variaciones de valor que pudieran experimentar a lo largo del tiempo.

Balance y reforma de 2007

El balance es un estado financiero que muestra la situación patrimonial de una empresa en un momento determinado. Antes de la reforma de 2007, los activos financieros se registraban en el balance a su coste de adquisición, es decir, al precio pagado por ellos en el momento de su compra. Sin embargo, esta forma de valoración no reflejaba las variaciones de valor que pudieran experimentar los activos financieros a lo largo del tiempo.

Con la reforma de 2007, se introdujo la figura de los ajustes por cambio de valor en activos financieros. Esta figura permite recoger las variaciones de valor que experimentan los activos financieros a lo largo del tiempo y reflejarlas en el balance de la empresa.

Objetivo de recoger variaciones de valor

El objetivo de recoger las variaciones de valor de los activos financieros en el balance es proporcionar una imagen más fiel de la situación patrimonial de la empresa. Al reflejar las variaciones de valor de los activos financieros, se obtiene una visión más realista de los recursos económicos de la empresa y de su capacidad para generar beneficios.

Además, recoger las variaciones de valor de los activos financieros en el balance permite a los inversores y otros usuarios de la información financiera tener una visión más completa de la situación financiera de la empresa y tomar decisiones más informadas.

Te interesa  Como invertir en el S&P500 en Estados Unidos: pasos y consejos

Valoración de los Activos Financieros

La valoración de los activos financieros se realiza mediante la aplicación del criterio del valor razonable. El valor razonable es el precio que se obtendría por la venta de un activo en una transacción entre partes interesadas y debidamente informadas, en condiciones de mercado.

El valor razonable se determina utilizando diferentes métodos de valoración, como el valor de mercado, el valor presente de los flujos de efectivo futuros o el valor de reposición. El método utilizado dependerá del tipo de activo financiero y de las características específicas de cada caso.

Una vez determinado el valor razonable de los activos financieros, se realiza el ajuste por cambio de valor en el balance. Este ajuste consiste en registrar la diferencia entre el valor razonable de los activos financieros y su valor contable anterior. Si el valor razonable es mayor que el valor contable anterior, se registra un aumento en el valor de los activos financieros. Si el valor razonable es menor que el valor contable anterior, se registra una disminución en el valor de los activos financieros.

Impacto en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias

El saldo de los ajustes por cambio de valor en activos financieros se lleva a la cuenta de pérdidas y ganancias al venderse los activos financieros. Esto significa que las variaciones de valor de los activos financieros se reflejan en el resultado de la empresa en el momento de su venta.

Si al vender los activos financieros se obtiene un precio mayor que su valor contable ajustado por los cambios de valor, se registra una ganancia en la cuenta de pérdidas y ganancias. Por el contrario, si al vender los activos financieros se obtiene un precio menor que su valor contable ajustado por los cambios de valor, se registra una pérdida en la cuenta de pérdidas y ganancias.

Te interesa  Análisis de los estados financieros: técnicas y pasos

El registro de las ganancias o pérdidas en la cuenta de pérdidas y ganancias permite reflejar de manera adecuada el impacto de las variaciones de valor de los activos financieros en el resultado de la empresa. Además, proporciona información relevante para evaluar la rentabilidad de la empresa y su capacidad para generar beneficios.

Deja un comentario