Bonos indexados a la inflación: cómo funcionan

Los bonos indexados a la inflación (ILB) son una herramienta financiera diseñada para proteger a los inversores del impacto negativo de la inflación. Estos bonos están ligados contractualmente a la inflación, lo que significa que los pagos del principal y los intereses se ajustan de acuerdo con una medida reconocida de la inflación.

Protección contra la inflación

La principal característica de los bonos indexados a la inflación es su capacidad para proteger a los inversores de los efectos perjudiciales de la inflación. A diferencia de los bonos tradicionales, cuyos pagos se mantienen constantes a lo largo del tiempo, los ILB ajustan sus pagos de acuerdo con los cambios en los niveles de precios.

Ligados contractualmente a la inflación

Los ILB están ligados contractualmente a una medida reconocida de la inflación, como el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Esto significa que cualquier incremento en los niveles de precios se traduce en un incremento del valor del principal y de los pagos de intereses de los bonos.

Por ejemplo, si un ILB tiene un valor nominal de $1,000 y está ligado al IPC, y el IPC aumenta un 2% en un año determinado, el valor del principal del bono se ajustará a $1,020. Además, los pagos de intereses también se ajustarán en función de este incremento.

Rentabilidades referenciadas a la inflación

Los ILB están diseñados para proporcionar a los inversores rentabilidades referenciadas contractualmente a la inflación. Esto significa que los inversores pueden obtener una cobertura frente a un repunte de los precios, ya que los pagos de los bonos se ajustan automáticamente a medida que la inflación aumenta.

Esta característica hace que los ILB sean atractivos para los inversores que buscan proteger su poder adquisitivo a largo plazo y mantener su inversión al ritmo de la inflación.

Te interesa  Qué empresas pertenecen al sector industrial: Ejemplos destacados

Vendidos por gobiernos para reducir costes de endeudamiento

Los bonos indexados a la inflación suelen ser emitidos y vendidos por gobiernos con el objetivo de reducir los costes de endeudamiento y ampliar sus bases de inversores. Al ofrecer bonos que están protegidos contra la inflación, los gobiernos pueden atraer a inversores que buscan proteger su inversión de los efectos negativos de la inflación.

Comportamiento de los precios

El comportamiento de los precios de los bonos indexados a la inflación está estrechamente relacionado con los rendimientos reales y la inflación. A medida que los rendimientos reales cambian, el precio de los bonos también fluctúa.

Relación con los rendimientos reales

Los precios de los bonos indexados a la inflación aumentarán cuando los rendimientos reales disminuyan y se reducirán cuando los rendimientos reales aumenten. Esto se debe a que los inversores están dispuestos a pagar más por un bono que ofrece una mayor protección contra la inflación.

Por ejemplo, si los rendimientos reales son bajos, los inversores estarán dispuestos a pagar un precio más alto por un bono indexado a la inflación, ya que esperan obtener una mayor rentabilidad en comparación con otros bonos que no están protegidos contra la inflación.

Comparación con bonos nominales

Los bonos indexados a la inflación se diferencian de los bonos nominales en su comportamiento ante la inflación. Mientras que los bonos nominales mantienen un valor constante a lo largo del tiempo, los bonos indexados a la inflación ajustan su valor de acuerdo con los cambios en los niveles de precios.

Esto significa que los bonos indexados a la inflación ofrecen una mayor protección contra la inflación, ya que los inversores pueden mantener su poder adquisitivo a medida que los precios aumentan.

Te interesa  ¿Cuánto es el logaritmo neperiano de 0? Descúbrelo aquí

Valor relativo y «punto muerto de inflación»

Para comparar los bonos indexados a la inflación con las emisiones de deuda pública nominal y determinar su valor relativo, los inversores pueden analizar la diferencia entre los rendimientos nominales y los rendimientos reales. Esta diferencia se conoce como «punto muerto de inflación».

El punto muerto de inflación representa el nivel de inflación esperado en el futuro en el que los rendimientos de los bonos indexados a la inflación y los bonos nominales serían iguales. Si se espera que la inflación supere el punto muerto, los bonos indexados a la inflación serían más atractivos en términos de rentabilidad.

Fluctuación del precio

Al igual que otras inversiones, el precio de los bonos indexados a la inflación puede fluctuar en el mercado secundario. La fluctuación del precio está influenciada por varios factores, incluyendo los cambios en los rendimientos reales y las expectativas de inflación.

Impacto de los rendimientos reales en el valor de mercado

Si los rendimientos reales aumentan, el valor de mercado de los bonos indexados a la inflación se reducirá. Esto se debe a que los inversores exigirán una mayor rentabilidad para compensar el aumento de los rendimientos reales.

Por otro lado, si los rendimientos reales disminuyen, el valor de mercado de los bonos indexados a la inflación aumentará, ya que los inversores estarán dispuestos a pagar un precio más alto por la protección contra la inflación que ofrecen estos bonos.

Los bonos indexados a la inflación son una herramienta financiera que ofrece protección contra la inflación a los inversores. Estos bonos están ligados contractualmente a la inflación y proporcionan rentabilidades referenciadas a la inflación. Además, los bonos indexados a la inflación son vendidos por gobiernos para reducir los costes de endeudamiento. El precio de los bonos indexados a la inflación fluctúa en función de los rendimientos reales y la inflación. Los inversores pueden comparar los bonos indexados a la inflación con los bonos nominales utilizando el punto muerto de inflación. En general, los bonos indexados a la inflación ofrecen una mayor protección contra la inflación y pueden ser una opción atractiva para los inversores que buscan preservar su poder adquisitivo a largo plazo.

Te interesa  ¿Qué es el ratio de Sharpe? Cómo se calcula

Deja un comentario