Cómo calcular mi finiquito ejemplo: conceptos a considerar

El finiquito es un documento que se entrega al trabajador al finalizar su relación laboral con una empresa. En este documento se detallan las cantidades que la empresa debe pagar al trabajador como compensación por su despido o cese. Calcular el finiquito puede resultar confuso para muchas personas, ya que implica tener en cuenta diferentes conceptos y cálculos. En este artículo, te explicaremos cómo calcular tu finiquito de manera sencilla y te daremos un ejemplo práctico para que puedas entenderlo mejor.

Salario pendiente

El primer concepto que debes considerar al calcular tu finiquito es el salario pendiente a la fecha del despido o cese. Esto incluye el salario correspondiente al último mes trabajado, así como cualquier otro concepto salarial que esté pendiente de pago, como horas extras o comisiones.

Fecha del despido o cese

Es importante tener en cuenta la fecha exacta en la que se produjo el despido o cese, ya que esto determinará el salario pendiente a incluir en el finiquito. Si el despido se produjo a mitad de mes, se deberá calcular la parte proporcional del salario correspondiente a los días trabajados.

Pagas extras

Otro concepto a considerar en el cálculo del finiquito son las pagas extras. Si el trabajador tiene pagas extras prorrateadas, es decir, que se reparten a lo largo del año en cada nómina, se deberá incluir la parte proporcional de estas pagas en el finiquito.

Parte proporcional

Para calcular la parte proporcional de las pagas extras, se divide el importe total de la paga extra entre 12 (meses del año) y se multiplica por el número de meses trabajados en el año en curso. Por ejemplo, si el importe de la paga extra es de 1200 euros y el trabajador ha trabajado 6 meses en el año, la parte proporcional de la paga extra sería de 600 euros.

Te interesa  Después del paro tengo derecho a subsidio: conoce los requisitos

Vacaciones no disfrutadas

Si el trabajador tiene días de vacaciones pendientes de disfrutar a la fecha del despido o cese, también se deben incluir en el cálculo del finiquito. Estos días de vacaciones se valoran económicamente y se suman al importe total del finiquito.

Parte proporcional

Para calcular la parte proporcional de las vacaciones no disfrutadas, se divide el salario diario entre 30 (días del mes) y se multiplica por el número de días de vacaciones pendientes. Por ejemplo, si el salario diario es de 100 euros y el trabajador tiene 10 días de vacaciones pendientes, la parte proporcional de las vacaciones sería de 333,33 euros.

Complementos adicionales

Además del salario y las pagas extras, es posible que el trabajador tenga otros complementos salariales que deban incluirse en el finiquito. Estos complementos pueden ser devengos superiores al mensual, como primas o incentivos, que se pagan de forma periódica o puntual.

Devengo superior al mensual

Para calcular la parte proporcional de los complementos adicionales, se divide el importe total del complemento entre 12 (meses del año) y se multiplica por el número de meses trabajados en el año en curso. Por ejemplo, si el importe del complemento es de 500 euros y el trabajador ha trabajado 9 meses en el año, la parte proporcional del complemento sería de 375 euros.

Devolución de cantidades

En algunos casos, puede ser necesario devolver cantidades a la empresa al finalizar la relación laboral. Esto puede ocurrir si el trabajador ha recibido anticipos o préstamos por parte de la empresa que aún no ha devuelto. Estas cantidades deben restarse del importe total del finiquito.

Te interesa  Derecho a la pensión de viudedad: requisitos y preguntas frecuentes

Casos específicos

Existen casos específicos en los que se puede solicitar la devolución de cantidades, como por ejemplo, si el trabajador ha recibido una indemnización por despido improcedente y posteriormente es readmitido en la empresa. En estos casos, es importante tener en cuenta las condiciones establecidas en el contrato de trabajo y en el convenio colectivo.

Reclamación del finiquito

Si la empresa no paga el finiquito en el plazo establecido, el trabajador tiene derecho a reclamarlo. El plazo para reclamar el finiquito puede variar según la legislación laboral de cada país, pero generalmente suele ser de un año a partir de la fecha del despido o cese.

Plazo para reclamar

Es importante tener en cuenta que, si el trabajador no reclama el finiquito dentro del plazo establecido, puede perder el derecho a cobrarlo. Por lo tanto, es recomendable realizar la reclamación lo antes posible y conservar todas las pruebas que demuestren la existencia de la deuda.

Firma del finiquito

Una vez calculado el importe total del finiquito, es necesario que tanto el trabajador como la empresa firmen el documento para dar por finalizada la relación laboral. La firma del finiquito es un acto voluntario, por lo que el trabajador tiene derecho a no firmarlo si no está de acuerdo con las cantidades que se le ofrecen.

Calcular el finiquito puede resultar complicado debido a los diferentes conceptos y cálculos que se deben tener en cuenta. Sin embargo, siguiendo los pasos mencionados anteriormente y teniendo en cuenta los plazos establecidos, podrás calcular tu finiquito de manera correcta. Recuerda que es importante conservar toda la documentación relacionada con tu relación laboral, ya que esto te ayudará a reclamar en caso de que la empresa no cumpla con sus obligaciones.

Te interesa  Cómo se hacen las contingencias comunes: cálculo y definición

Deja un comentario