Cómo se hace el asiento de cierre del ejercicio: Pasos y ejemplos

Pasos para hacer un asiento de cierre contable

El asiento de cierre del ejercicio es una actividad contable que se realiza al finalizar un período contable, con el objetivo de cerrar las cuentas de ingresos y gastos y llevar sus saldos a la cuenta de resultados. A continuación, se detallan los pasos necesarios para realizar un asiento de cierre contable de manera correcta:

1. Identificar las cuentas patrimoniales con saldo acreedor

El primer paso para hacer el asiento de cierre del ejercicio es identificar todas las cuentas patrimoniales que tengan saldo acreedor. Estas cuentas son aquellas que reflejan los ingresos y las ganancias obtenidas durante el período contable.

Algunos ejemplos de cuentas patrimoniales con saldo acreedor pueden ser: ventas, ingresos por servicios, intereses ganados, entre otros. Es importante revisar el balance de comprobación para identificar estas cuentas.

2. Registrar las cuentas patrimoniales con saldo acreedor en el debe

Una vez identificadas las cuentas patrimoniales con saldo acreedor, se deben registrar en el debe del asiento de cierre. Esto implica anotar el importe correspondiente a cada cuenta en la columna del debe.

Por ejemplo, si la cuenta de ventas tiene un saldo acreedor de $10,000, se debe registrar esta cantidad en el debe del asiento de cierre.

Es importante recordar que el asiento de cierre es un asiento de ajuste, por lo que no afecta el saldo de las cuentas patrimoniales. Su objetivo es cerrar las cuentas de ingresos y gastos y llevar sus saldos a la cuenta de resultados.

3. Identificar las cuentas patrimoniales con saldo deudor

El siguiente paso es identificar las cuentas patrimoniales que tengan saldo deudor. Estas cuentas reflejan los gastos y las pérdidas incurridas durante el período contable.

Te interesa  Certificado IRPF con certificado digital: cómo obtenerlo

Algunos ejemplos de cuentas patrimoniales con saldo deudor pueden ser: compras, gastos de administración, intereses pagados, entre otros. Nuevamente, es necesario revisar el balance de comprobación para identificar estas cuentas.

4. Registrar las cuentas patrimoniales con saldo deudor en el haber

Una vez identificadas las cuentas patrimoniales con saldo deudor, se deben registrar en el haber del asiento de cierre. Esto implica anotar el importe correspondiente a cada cuenta en la columna del haber.

Por ejemplo, si la cuenta de compras tiene un saldo deudor de $5,000, se debe registrar esta cantidad en el haber del asiento de cierre.

Al finalizar estos pasos, se habrán registrado todas las cuentas patrimoniales con saldo acreedor en el debe y todas las cuentas patrimoniales con saldo deudor en el haber. Esto permitirá cerrar las cuentas de ingresos y gastos y llevar sus saldos a la cuenta de resultados.

Es importante destacar que el asiento de cierre del ejercicio es una actividad contable fundamental para el correcto registro de las operaciones y la presentación de los estados financieros. Además, es necesario realizarlo al finalizar cada período contable, ya que permite tener una visión clara de los resultados obtenidos durante ese período.

El asiento de cierre del ejercicio se realiza en cuatro pasos: identificar las cuentas patrimoniales con saldo acreedor, registrarlas en el debe, identificar las cuentas patrimoniales con saldo deudor y registrarlas en el haber. Siguiendo estos pasos, se podrá cerrar las cuentas de ingresos y gastos y llevar sus saldos a la cuenta de resultados de manera correcta.

Te interesa  Contabilizar un anticipo de clientes: tratamiento contable y asiento

Posts Relacionados:

Deja un comentario