Compraventa con reserva de dominio: características y cláusulas

La compraventa con reserva de dominio es un tipo de contrato que se utiliza en transacciones entre compradores y vendedores privados para la adquisición de bienes inmuebles, como viviendas. En este tipo de contrato, el comprador no recibe el dominio completo del bien real de forma inmediata, sino que adquiere un «dominio fiduciario» hasta que se complete el pago total de la compra.

Características de un contrato de compraventa con reserva de dominio

Contrato entre comprador y vendedor privado

La compraventa con reserva de dominio es un acuerdo legal entre un comprador y un vendedor privado. A diferencia de las transacciones realizadas a través de intermediarios, como agentes inmobiliarios, este tipo de contrato se lleva a cabo directamente entre las partes involucradas.

El comprador recibe dominio fiduciario

En un contrato de compraventa con reserva de dominio, el comprador adquiere el «dominio fiduciario» del bien inmueble. Esto significa que el comprador tiene el derecho de uso y disfrute del bien, pero no tiene la titularidad completa del mismo hasta que se complete el pago total de la compra.

Requisitos de crédito y pagos

En este tipo de contrato, el vendedor tiene la facultad de establecer los requisitos de crédito que el comprador debe cumplir para poder adquirir el bien inmueble. Esto puede incluir la presentación de documentos financieros, como comprobantes de ingresos y estados de cuenta bancarios.

Además, el vendedor determina el monto del anticipo que el comprador debe pagar al momento de la firma del contrato, así como los pagos mensuales que se deben realizar para completar el pago total de la compra. También puede establecer una tasa de interés y negociar un pago global en caso de que el comprador desee liquidar la deuda de forma anticipada.

Te interesa  Jubilación empresario sociedad limitada unipersonal: requisitos de despido

Responsabilidades del comprador

En un contrato de compraventa con reserva de dominio, el comprador asume ciertas responsabilidades relacionadas con el bien inmueble. Esto incluye la obligación de realizar todas las reparaciones necesarias en la vivienda, así como el pago de impuestos sobre la propiedad y la contratación de un seguro para dueños de viviendas.

Cláusulas de un contrato de compraventa con reserva de dominio

Renuncia del contrato por parte del vendedor

En caso de que el comprador incumpla con las obligaciones establecidas en el contrato, el vendedor tiene el derecho de renunciar al contrato y recuperar la vivienda. Esta cláusula protege al vendedor en caso de que el comprador no realice los pagos acordados o no cumpla con otras responsabilidades establecidas en el contrato.

Caso en la corte por incumplimiento del comprador

Si el comprador no cumple con las obligaciones establecidas en el contrato, el vendedor puede presentar un caso en la corte para obtener un fallo por el monto adeudado y solicitar el desalojo del comprador. Esta cláusula permite al vendedor buscar una solución legal en caso de incumplimiento por parte del comprador.

Ejecución judicial por falta de pagos

En caso de que el comprador no realice los pagos acordados, el vendedor puede presentar un caso de ejecución judicial sobre la vivienda. Esto significa que el vendedor puede solicitar a la corte que ordene la venta forzada del bien inmueble para recuperar el monto adeudado. Esta cláusula brinda al vendedor una opción legal para asegurar el cumplimiento de los pagos por parte del comprador.

Te interesa  Causas de disolución de una sociedad: ¿Por qué ocurre?

Acciones legales del comprador por incumplimiento del vendedor

Si el vendedor no cumple con las obligaciones establecidas en el contrato, el comprador tiene el derecho de presentar una demanda para transferir el título de la vivienda a su nombre o rescindir el contrato. Esta cláusula protege al comprador en caso de que el vendedor no cumpla con lo acordado en el contrato de compraventa con reserva de dominio.

La compraventa con reserva de dominio es un tipo de contrato que se utiliza en transacciones entre compradores y vendedores privados para la adquisición de bienes inmuebles. Este tipo de contrato establece que el comprador adquiere un «dominio fiduciario» del bien hasta que se complete el pago total de la compra. Además, el contrato incluye cláusulas que protegen los derechos y obligaciones tanto del comprador como del vendedor en caso de incumplimiento. Es importante tener en cuenta estas características y cláusulas al momento de realizar una compraventa con reserva de dominio.

Deja un comentario