Cuando dejas de ser residente en España: Requisitos y condiciones

Si eres residente en España y estás considerando dejar de serlo, es importante que conozcas los requisitos y condiciones que debes cumplir. Dejar de ser residente implica que ya no serás considerado como tal a efectos fiscales y puede tener implicaciones en tu situación legal y tributaria. A continuación, te explicaremos los requisitos que debes cumplir para perder la residencia fiscal en España.

Requisitos para perder la residencia fiscal en España

Pasar menos de 183 días al año en el país

El primer requisito para dejar de ser residente en España es pasar menos de 183 días al año en el país. Esto significa que debes estar fuera de España durante más de la mitad del año fiscal, que en España coincide con el año natural. Si pasas más de 183 días en el país, seguirás siendo considerado residente fiscal y deberás cumplir con tus obligaciones tributarias en España.

Es importante tener en cuenta que los días de entrada y salida del país se cuentan como días completos, independientemente de la hora de llegada o salida. Además, se consideran días de estancia en España aquellos en los que te encuentres en territorio español, ya sea por motivos personales o profesionales.

Si cumples con este requisito y pasas menos de 183 días al año en España, podrás solicitar la baja como residente fiscal y dejar de tributar en el país.

Tener el núcleo principal o la base de sus actividades económicas o intereses económicos en otro país fuera de España

El segundo requisito para perder la residencia fiscal en España es tener el núcleo principal o la base de tus actividades económicas o intereses económicos en otro país fuera de España. Esto significa que tus principales fuentes de ingresos, negocios o inversiones deben estar ubicadas en otro país.

Te interesa  Cuáles son las creaciones industriales: Tipos y definición

Para determinar si cumples con este requisito, se tendrán en cuenta diversos factores, como la ubicación de tus clientes, proveedores, empleados, oficinas o establecimientos, así como la dirección de tus contratos o la gestión de tus negocios. Si la mayoría de estos elementos se encuentran fuera de España, es probable que cumplas con este requisito y puedas dejar de ser residente fiscal en el país.

Es importante destacar que este requisito no implica que debas cerrar tus negocios o dejar de tener intereses económicos en España, simplemente significa que el núcleo principal de tus actividades económicas debe estar en otro país.

Una vez que cumplas con estos requisitos, podrás solicitar la baja como residente fiscal en España. Para ello, deberás presentar una declaración de cambio de residencia fiscal ante la Agencia Tributaria y cumplir con los trámites y requisitos establecidos por la administración tributaria.

Es importante tener en cuenta que dejar de ser residente fiscal en España puede tener implicaciones en tu situación legal y tributaria, tanto en España como en el país en el que establezcas tu nueva residencia fiscal. Por ello, es recomendable contar con el asesoramiento de un experto en materia fiscal y legal para asegurarte de cumplir con todos los requisitos y condiciones establecidos.

Para dejar de ser residente en España y perder la residencia fiscal, debes cumplir con dos requisitos principales: pasar menos de 183 días al año en el país y tener el núcleo principal o la base de tus actividades económicas o intereses económicos en otro país fuera de España. Si cumples con estos requisitos, podrás solicitar la baja como residente fiscal y dejar de tributar en España.

Te interesa  Qué quiere decir en única instancia - Definición en derecho procesal

Deja un comentario