Cuándo empiezan a correr los plazos administrativos según la Ley 39/15

La Ley 39/15 establece los plazos administrativos que deben cumplirse en los procedimientos administrativos. Estos plazos son de vital importancia para garantizar la eficacia y agilidad en la gestión de los trámites administrativos. En este artículo, vamos a analizar cuándo empiezan a correr los plazos administrativos según la Ley 39/15.

Tipos de plazos

Antes de entrar en detalle sobre cuándo empiezan a correr los plazos administrativos, es importante entender los diferentes tipos de plazos que existen. Los plazos pueden ser señalados en horas, días, meses o años, y cada uno tiene sus propias reglas de cómputo.

Plazos en horas

Los plazos en horas se consideran hábiles y se cuentan de hora en hora y de minuto en minuto. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 48 horas, se deben contar todas las horas y minutos desde el momento en que se notifica el inicio del plazo hasta su vencimiento.

Plazos en días

Los plazos en días también se consideran hábiles, pero se excluyen los sábados, domingos y festivos. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 10 días, se deben contar únicamente los días hábiles, excluyendo los días no laborables.

Plazos en meses o años

Los plazos en meses o años se computan de fecha a fecha. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 3 meses, se deben contar todos los días desde la fecha de inicio hasta la misma fecha del mes siguiente. En el caso de los plazos en años, se cuenta de la misma manera, pero teniendo en cuenta el mismo día del año siguiente.

Te interesa  Cuánto dura un año en la cárcel: tiempo de condena

Cómputo de los plazos

Una vez que se ha establecido el tipo de plazo, es importante saber cómo se realiza el cómputo de los mismos. A continuación, vamos a ver cómo se computan los plazos en horas, días y meses o años.

Plazos en horas

Los plazos en horas se cuentan de forma continua, de hora en hora y de minuto en minuto. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 48 horas, se deben contar todas las horas y minutos desde el momento en que se notifica el inicio del plazo hasta su vencimiento.

Plazos en días

Los plazos en días se cuentan de forma discontinua, excluyendo los sábados, domingos y festivos. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 10 días, se deben contar únicamente los días hábiles, excluyendo los días no laborables.

Plazos en meses o años

Los plazos en meses o años se cuentan de forma continua, de fecha a fecha. Esto significa que si un plazo se establece por ejemplo de 3 meses, se deben contar todos los días desde la fecha de inicio hasta la misma fecha del mes siguiente. En el caso de los plazos en años, se cuenta de la misma manera, pero teniendo en cuenta el mismo día del año siguiente.

Prórroga de plazos

En algunos casos, puede ser necesario prorrogar un plazo administrativo. La Ley 39/15 establece que si el último día del plazo es inhábil, se prorroga al primer día hábil siguiente. Esto significa que si el último día del plazo cae en un sábado, domingo o festivo, se considera prorrogado hasta el primer día hábil siguiente.

Te interesa  Dónde estudiar Recursos Humanos en España: Universidades y programas

Último día inhábil

Si el último día del plazo administrativo es inhábil, se prorroga al primer día hábil siguiente. Esto significa que si el último día del plazo cae en un sábado, domingo o festivo, se considera prorrogado hasta el primer día hábil siguiente.

Presentación en día hábil

La Ley 39/15 establece que la presentación de documentos en un día hábil se entiende realizada en la primera hora del primer día hábil siguiente. Esto significa que si se debe presentar un documento en un día hábil, se puede hacer hasta la primera hora del día hábil siguiente sin que se considere fuera de plazo.

Ampliaciones y tramitación de urgencia

Además de la prórroga de plazos, la Ley 39/15 también contempla la posibilidad de conceder ampliaciones de plazos y tramitar de forma urgente ciertos procedimientos administrativos.

Ampliaciones de plazos

La Administración tiene la facultad de conceder ampliaciones de plazos, siempre y cuando no se exceda la mitad del plazo original. Esto significa que si se establece un plazo de 10 días, la Administración puede conceder una ampliación de hasta 5 días adicionales.

Tramitación de urgencia

En determinados casos, la Ley 39/15 permite la tramitación de urgencia, lo que implica la reducción a la mitad de los plazos establecidos. Esto significa que si se establece un plazo de 10 días, en caso de tramitación de urgencia se reduciría a 5 días.

Los plazos administrativos según la Ley 39/15 pueden ser establecidos en horas, días, meses o años. El cómputo de los plazos varía según el tipo de plazo, ya sea en horas, días o meses o años. Además, la Ley contempla la posibilidad de prorrogar plazos, conceder ampliaciones y tramitar de forma urgente ciertos procedimientos administrativos. Es importante tener en cuenta estas reglas para garantizar el cumplimiento de los plazos administrativos.

Te interesa  Qué servicios brinda el OMPI: Guía de servicios de la OMPI

Deja un comentario