Cuándo se da la posesión de un bien: Título V. De la posesión (arts. 430 a 466)

La posesión de un bien es un concepto fundamental en el ámbito del derecho. Se refiere a la tenencia o disfrute de una cosa, animal o derecho, y es un elemento clave para determinar los derechos y obligaciones de las partes involucradas. En el Código Civil, específicamente en el Título V. De la posesión (arts. 430 a 466), se establecen las disposiciones legales relacionadas con la posesión y sus diferentes aspectos.

Definición de posesión

La posesión se considera como el ejercicio de hecho de uno o más poderes inherentes al dominio, o como la tenencia de una cosa o animal, o el disfrute de un derecho. En otras palabras, se trata de tener el control y el uso de un bien de manera efectiva.

¿Cuándo se considera que se da la posesión de un bien?

La posesión de un bien se considera cuando se tiene la tenencia de una cosa o animal, o se disfruta de un derecho. Es importante destacar que la posesión no siempre implica ser el propietario del bien, ya que puede darse en concepto de dueño o tenedor.

La posesión civil

La posesión civil se da cuando la tenencia o disfrute están unidos a la intención de tener la cosa, animal o derecho como propios. Es decir, se trata de una posesión en la que se reconoce que el poseedor tiene la intención de ser el dueño del bien.

La posesión en concepto de dueño o tenedor

La posesión puede tenerse en el concepto de dueño o en el de tenedor de la cosa, animal o derecho para conservarlos o disfrutarlos, perteneciendo el dominio a otra persona. Esto significa que el poseedor puede tener la posesión de un bien sin ser el propietario legal del mismo.

Te interesa  Asesoría laboral gratuita para trabajadores: Encuentra ayuda en línea

La posesión de buena fe

Se considera poseedor de buena fe al que ignora que en su título o modo de adquirir exista vicio que lo invalide. En otras palabras, es aquel que adquiere la posesión de un bien de manera legítima y sin conocimiento de ningún defecto en su adquisición.

Adquisición y transmisión de la posesión

Formas de adquirir la posesión

La posesión se adquiere de diferentes formas. Puede ser por la ocupación material de la cosa o derecho poseído, es decir, tomando posesión física del bien. También puede ser por el hecho de quedar la cosa o derecho sujetos a la acción de nuestra voluntad, como en el caso de tener las llaves de una propiedad. Además, la posesión se puede adquirir por los actos propios y formalidades legales establecidas para adquirir tal derecho.

Transmisión de la posesión al heredero

La posesión se considera transmitida al heredero sin interrupción y desde el momento de la muerte del causante, en el caso de que llegue a adirse la herencia. Esto significa que cuando una persona fallece y deja bienes, la posesión de esos bienes pasa automáticamente a sus herederos.

Poseedor de una cosa raíz

La posesión de una cosa raíz supone la de los muebles y objetos que se hallen dentro de ella, mientras no conste o se acredite que deben ser excluidos. Esto significa que cuando se posee una propiedad inmueble, se presume que también se poseen los objetos y muebles que se encuentren dentro de ella, a menos que se demuestre lo contrario.

Derechos del poseedor

Todo poseedor tiene derecho a ser respetado en su posesión. Si el poseedor es inquietado en su posesión, tiene derecho a ser amparado o restituido en dicha posesión por los medios que las leyes de procedimientos establecen. Esto significa que si alguien intenta despojar al poseedor de su bien, este tiene derecho a defender su posesión y buscar el amparo legal correspondiente.

Te interesa  Qué pasa si la Administración no resuelve en plazo: consecuencias del silencio administrativo

Posesión como título para adquirir el dominio

Posesión en concepto de dueño

Sólo la posesión que se adquiere y se disfruta en concepto de dueño puede servir de título para adquirir el dominio. Esto significa que solo aquel que posee un bien como si fuera su propietario puede utilizar esa posesión como base para reclamar el dominio sobre el mismo.

Presunción legal del poseedor

El poseedor en concepto de dueño tiene a su favor la presunción legal de que posee con justo título, y no se le puede obligar a exhibirlo. Esto significa que si alguien posee un bien como si fuera su propietario, se presume que tiene un título legítimo para poseerlo y no puede ser obligado a demostrarlo.

Deja un comentario