Cuánto tiempo hay que guardar las facturas un particular – Obligación de conservar facturas

La obligación de conservar las facturas y justificantes es una cuestión importante para cualquier particular. Saber cuánto tiempo hay que guardar estos documentos puede evitar problemas futuros con las autoridades fiscales y garantizar el cumplimiento de las obligaciones tributarias. En este artículo, analizaremos el plazo de conservación de las facturas para un particular y las situaciones específicas que pueden afectar este período.

Plazo de prescripción de 4 años

En general, un particular debe guardar las facturas y justificantes que tengan relación con sus obligaciones tributarias durante el plazo de prescripción de 4 años. Esto significa que, en caso de una revisión o inspección por parte de la administración tributaria, el particular debe poder presentar estos documentos para respaldar sus declaraciones y pagos de impuestos.

Facturas y justificantes relacionados con obligaciones tributarias

Las facturas y justificantes que deben ser conservados durante este plazo de 4 años son aquellos que están relacionados con las obligaciones tributarias del particular. Esto incluye, por ejemplo, las facturas de compras de bienes o servicios, los recibos de pagos realizados, los contratos de arrendamiento, entre otros.

Es importante destacar que estos documentos deben ser guardados en su forma original, es decir, en papel o en formato digital, y deben estar disponibles para su consulta en caso de ser requeridos por la administración tributaria.

Facturas recibidas o expedidas con cuotas de IVA

En el caso de las facturas recibidas o expedidas que se refieran a adquisiciones por las cuales se hayan soportado cuotas del IVA cuya deducción esté sometida a un período de regularización, el plazo de conservación es diferente. Estas facturas deben conservarse durante su correspondiente período de regularización y los cuatro años siguientes.

Te interesa  Obtén tu número de IVA intracomunitario para empresa

El período de regularización es el plazo durante el cual se puede realizar la deducción del IVA soportado en una adquisición. Por lo tanto, las facturas relacionadas con estas operaciones deben ser conservadas durante este período y los cuatro años siguientes para cumplir con las obligaciones tributarias.

Período de regularización y conservación

El período de regularización puede variar dependiendo de la situación particular de cada contribuyente. En general, este período es de cuatro años, pero puede ser diferente en casos específicos. Por ejemplo, si el contribuyente realiza actividades económicas que están sujetas a un régimen especial de IVA, el período de regularización puede ser de seis años.

Es importante tener en cuenta que, durante el período de regularización, el contribuyente tiene la posibilidad de corregir errores o realizar ajustes en sus declaraciones de IVA. Por lo tanto, es fundamental conservar las facturas y justificantes relacionados con estas operaciones durante este período y los cuatro años siguientes.

Operaciones con oro de inversión

En el caso de los empresarios o profesionales que realicen operaciones que tengan por objeto oro de inversión, existe una obligación específica de conservar las copias de las facturas correspondientes a dichas operaciones durante un período de cinco años.

Conservación de copias de facturas

La conservación de las copias de las facturas relacionadas con operaciones de oro de inversión durante cinco años es una medida adicional que se aplica a este tipo de transacciones. Estas copias deben ser guardadas en su forma original y estar disponibles para su consulta en caso de ser requeridas por la administración tributaria.

Un particular debe guardar las facturas y justificantes relacionados con sus obligaciones tributarias durante el plazo de prescripción de 4 años. Sin embargo, existen situaciones específicas, como las facturas con cuotas de IVA sujetas a un período de regularización o las operaciones con oro de inversión, que requieren un período de conservación diferente. Es importante cumplir con estas obligaciones para evitar problemas futuros con las autoridades fiscales y garantizar el cumplimiento de las obligaciones tributarias.

Te interesa  Cómo afecta el plan de pensiones al IRPF: fiscalidad y tributación

Deja un comentario