¿Cuánto tiempo tiene Hacienda para reclamar deudas?

Si tienes deudas con Hacienda, es importante conocer cuánto tiempo tiene el organismo para reclamar el pago de esas deudas. La prescripción de las deudas con Hacienda es un tema que genera muchas dudas y confusiones, por lo que en este artículo te explicaremos todo lo que necesitas saber al respecto.

Plazo de prescripción para las deudas con Hacienda

En general, las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años. Esto significa que, una vez transcurrido ese plazo, Hacienda ya no podrá reclamar el pago de la deuda. Sin embargo, existen algunas excepciones y situaciones en las que el plazo de prescripción puede aumentar o interrumpirse.

Prescripción a los 4 años

En la mayoría de los casos, las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años. Esto significa que si tienes una deuda con Hacienda y han pasado más de 4 años desde que se generó esa deuda, Hacienda ya no podrá reclamar el pago.

Aumento del plazo en caso de delito fiscal

En caso de que la deuda esté relacionada con un delito fiscal, el plazo de prescripción puede aumentar. El aumento del plazo dependerá del volumen de lo defraudado. Por ejemplo, si el fraude supera los 600.000 euros, el plazo de prescripción será de 10 años.

Interrupción del plazo por acciones de Hacienda

El plazo de prescripción se interrumpe cada vez que Hacienda inicia algún tipo de acción para reclamar la deuda. Esto significa que si Hacienda te envía una notificación o te realiza una inspección relacionada con la deuda, el plazo de prescripción se reinicia y Hacienda tendrá otros 4 años para reclamar el pago.

Te interesa  Epígrafe 777 exento de IVA: formación en coaching

Interrupción del plazo en varios casos

Además de las acciones de Hacienda, existen otros casos en los que el plazo de prescripción se interrumpe. Algunos de estos casos son:

  • La interposición de reclamaciones o recursos contra la liquidación de la deuda.
  • La declaración del concurso del deudor.
  • Cualquier actuación fehaciente del obligado tributario que conduzca al pago o extinción de la deuda tributaria.

Estos son solo algunos ejemplos, pero existen otros casos en los que el plazo de prescripción también se puede interrumpir.

Inicio del plazo de prescripción

Comienzo del plazo de prescripción

El plazo de prescripción comienza a contar desde el día siguiente a aquel en que termina el plazo reglamentario para presentar la declaración o autoliquidación correspondiente. Esto significa que si tienes una deuda con Hacienda, el plazo de prescripción comenzará a contar una vez que haya pasado el plazo para presentar la declaración o autoliquidación.

Plazo de prescripción para deudas tributarias

En el caso de exigir el pago de las deudas tributarias liquidadas y autoliquidadas, el plazo de prescripción empieza el día siguiente a aquel en que termina el plazo de pago en período voluntario. Esto significa que si tienes una deuda tributaria y no la pagas dentro del plazo voluntario, el plazo de prescripción comenzará a contar a partir del día siguiente.

Las deudas con Hacienda prescriben a los 4 años, pero este plazo puede aumentar en caso de delito fiscal. El plazo de prescripción se interrumpe cada vez que Hacienda inicia acciones para reclamar la deuda, y también se puede interrumpir en otros casos específicos. El plazo de prescripción comienza a contar desde el día siguiente a aquel en que termina el plazo reglamentario para presentar la declaración o autoliquidación correspondiente, o desde el día de devengo del tributo en el caso de tributos de cobro periódico por recibo.

Te interesa  Rectificar declaración conjunta a individual en el IRPF: guía paso a paso

Es importante tener en cuenta estos plazos y situaciones para saber cuánto tiempo tiene Hacienda para reclamar deudas y poder tomar las decisiones adecuadas en cada caso.

Deja un comentario