Dinero en cuenta corriente: ¿Activo o pasivo? Aprende a clasificarlo

El dinero en cuenta corriente es una parte fundamental de las finanzas de cualquier individuo o empresa. Sin embargo, surge la pregunta de si este dinero debe ser considerado como un activo o un pasivo en el balance general. Para entender mejor esta clasificación, es necesario conocer las características del activo corriente y el activo no corriente.

Clasificación de la cuenta corriente en el balance general

En el balance general, la cuenta corriente se clasifica dentro del activo. Sin embargo, es importante destacar que existen dos categorías principales dentro del activo: el activo corriente y el activo no corriente.

Activo corriente

El activo corriente, también conocido como activo circulante, se refiere a aquellos activos que pueden convertirse en dinero en un plazo menor a 12 meses. Estos activos son considerados líquidos o circulantes, ya que están disponibles para ser utilizados en las actividades diarias de la entidad.

El activo corriente se caracteriza por estar en constante y continuo movimiento, ya que son recursos necesarios para las actividades diarias de la entidad. Algunos ejemplos de activo corriente son las mercancías, el dinero en el banco, el mobiliario, las deudas de los clientes y los bienes y derechos que se van a consumir.

Características del activo corriente

Activo líquido o circulante

El activo corriente se considera líquido o circulante debido a que puede convertirse en dinero en un plazo menor a 12 meses. Esto significa que estos activos pueden ser fácilmente convertidos en efectivo y utilizados para cubrir las obligaciones financieras de la entidad.

Recursos necesarios para las actividades diarias de la entidad

El activo corriente está compuesto por los recursos necesarios para las actividades diarias de la entidad. Estos recursos son esenciales para el funcionamiento y la operatividad de la empresa, ya que permiten cubrir los gastos y mantener el flujo de efectivo necesario para el desarrollo de las actividades comerciales.

Te interesa  La economía de la guerra: definición y ejemplos

En constante y continuo movimiento

El activo corriente se encuentra en constante y continuo movimiento, ya que está sujeto a cambios frecuentes debido a las operaciones diarias de la entidad. Estos activos se utilizan y se renuevan constantemente, lo que los convierte en una parte vital de la gestión financiera de la empresa.

Ejemplos de activo corriente

Algunos ejemplos de activo corriente son las mercancías que la empresa tiene en inventario para su venta, el dinero en el banco que está disponible para ser utilizado, el mobiliario utilizado en las instalaciones de la empresa, las deudas de los clientes que se espera que sean cobradas en un plazo corto y los bienes y derechos que se van a consumir en el desarrollo de las actividades comerciales.

Características del activo no corriente

El activo no corriente, también conocido como activo fijo, se refiere a aquellos activos que no se convierten en dinero a corto plazo. Estos activos se convierten en dinero en períodos de tiempo superiores a 1 año y son duraderos y poco líquidos.

Algunos ejemplos de activo no corriente son el local donde la empresa desarrolla su actividad, los ordenadores utilizados por los trabajadores, los vehículos de la empresa y las inversiones a largo plazo.

Activo que puede convertirse en dinero en un plazo mayor a 12 meses

El activo no corriente se caracteriza por tener un plazo de conversión en dinero mayor a 12 meses. Esto significa que estos activos no pueden ser fácilmente convertidos en efectivo a corto plazo y requieren de un período de tiempo más largo para su liquidación.

Activo disponible es el dinero en efectivo que la empresa tiene a su disposición

Es importante destacar que el activo disponible, que es el dinero en efectivo que la empresa tiene a su disposición, se considera parte del activo corriente. Este dinero en cuenta corriente es considerado líquido y circulante, ya que puede ser utilizado inmediatamente para cubrir las obligaciones financieras de la entidad.

Te interesa  Fecha Operación y Fecha Valor: Diferencias en Operaciones Bancarias

Ejemplos de activo no corriente

Algunos ejemplos de activo no corriente son el local donde la empresa desarrolla su actividad, los ordenadores utilizados por los trabajadores, los vehículos de la empresa, las inversiones a largo plazo y cualquier otro activo que no pueda ser fácilmente convertido en efectivo a corto plazo.

El dinero en cuenta corriente se considera parte del activo corriente, ya que puede ser convertido en efectivo en un plazo menor a 12 meses. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existen otros activos corrientes y no corrientes que también forman parte del balance general de una entidad. La clasificación de estos activos es fundamental para una correcta gestión financiera y para evaluar la liquidez y solvencia de la empresa.

Deja un comentario