Ejemplo de flujo de caja: fórmula y cálculo

El flujo de caja es una herramienta financiera fundamental para evaluar la salud financiera de una empresa. Permite conocer la cantidad de efectivo que entra y sale de la empresa en un período determinado. El flujo de caja es esencial para la toma de decisiones financieras, ya que proporciona información sobre la capacidad de la empresa para generar efectivo y cumplir con sus obligaciones financieras.

Método directo

El método directo es uno de los dos métodos utilizados para calcular el flujo de caja. Este método se basa en la diferencia entre los flujos de efectivo entrantes y los flujos de efectivo salientes.

Fórmula del flujo de caja por el método directo

Flujo de caja = flujos de efectivo entrantes – flujos de efectivo salientes

Los flujos de efectivo entrantes incluyen los ingresos por ventas, cobros de clientes, intereses recibidos, entre otros. Por otro lado, los flujos de efectivo salientes incluyen los pagos a proveedores, pagos de salarios, pagos de impuestos, entre otros.

Veamos un ejemplo para entender mejor cómo se calcula el flujo de caja por el método directo:

Supongamos que una empresa tiene los siguientes flujos de efectivo entrantes en un período determinado:

  • Ingresos por ventas: $10,000
  • Cobros de clientes: $5,000
  • Intereses recibidos: $1,000

Y los siguientes flujos de efectivo salientes:

  • Pagos a proveedores: $6,000
  • Pagos de salarios: $3,000
  • Pagos de impuestos: $2,000

Para calcular el flujo de caja por el método directo, restamos los flujos de efectivo salientes de los flujos de efectivo entrantes:

Flujo de caja = ($10,000 + $5,000 + $1,000) – ($6,000 + $3,000 + $2,000) = $5,000

Te interesa  Valor de referencia y valor de mercado: diferencias clave

En este ejemplo, el flujo de caja por el método directo es de $5,000. Esto significa que la empresa ha generado un flujo de efectivo positivo en el período analizado.

Método indirecto

El método indirecto es el otro método utilizado para calcular el flujo de caja. Este método se basa en el beneficio neto de la empresa y ajusta este valor por las amortizaciones y provisiones.

Fórmula del flujo de caja por el método indirecto

Flujo de caja = Beneficio neto + Amortizaciones + Provisiones

El beneficio neto es el resultado de restar los gastos de la empresa de sus ingresos. Las amortizaciones son la depreciación de los activos fijos de la empresa, mientras que las provisiones son los fondos reservados para cubrir posibles pérdidas o contingencias.

Veamos un ejemplo para entender mejor cómo se calcula el flujo de caja por el método indirecto:

Supongamos que una empresa tiene un beneficio neto de $10,000 en un período determinado. Además, tiene $2,000 en amortizaciones y $1,000 en provisiones.

Para calcular el flujo de caja por el método indirecto, sumamos el beneficio neto, las amortizaciones y las provisiones:

Flujo de caja = $10,000 + $2,000 + $1,000 = $13,000

En este ejemplo, el flujo de caja por el método indirecto es de $13,000. Esto significa que la empresa ha generado un flujo de efectivo positivo en el período analizado, teniendo en cuenta los ajustes por amortizaciones y provisiones.

El flujo de caja es una herramienta esencial para evaluar la salud financiera de una empresa. Tanto el método directo como el método indirecto son válidos para calcular el flujo de caja, y cada uno tiene sus ventajas y desventajas. Es importante utilizar el método que mejor se adapte a las necesidades y características de la empresa. El flujo de caja proporciona información valiosa para la toma de decisiones financieras y permite evaluar la capacidad de la empresa para generar efectivo y cumplir con sus obligaciones financieras.

Te interesa  Cuántas partes se divide la economía: Ramas y especialidades

Deja un comentario