Deducciones fiscales por tener hijos en la declaración de la renta

Tener hijos en exclusiva a efectos fiscales puede suponer una serie de beneficios en la declaración de la renta. Existen diferentes deducciones y mínimos que se pueden aplicar para reducir la carga impositiva de las familias con hijos. A continuación, detallaremos las principales deducciones fiscales por tener hijos en la declaración de la renta.

Deducción por maternidad

Una de las deducciones más conocidas es la deducción por maternidad. Esta deducción está dirigida a las madres trabajadoras y consiste en un importe de 1.200 euros al año. Esta cantidad se puede solicitar de dos formas: de forma anticipada mensualmente o a través de la declaración de la renta.

Para solicitar la deducción de forma anticipada, la madre trabajadora debe presentar el modelo 140 a la Agencia Tributaria. De esta manera, recibirá mensualmente un importe de 100 euros. Si la madre no solicita la deducción de forma anticipada, puede incluir los 1.200 euros en su declaración de la renta.

Elevación del mínimo personal y familiar en el IRPF

Otra deducción importante por tener hijos es la elevación del mínimo personal y familiar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Esta deducción se aplica a todas las personas que tengan hijos a su cargo.

El mínimo personal y familiar es una cantidad que se resta de la base imponible del IRPF, lo que reduce la cantidad de impuestos a pagar. Por tener hijos, este mínimo se eleva, lo que supone un beneficio fiscal para las familias.

Mínimo por descendientes

El mínimo por descendientes es una deducción que varía en función del número de hijos que se tengan. A continuación, se detallan los importes correspondientes:

  • 2.400 euros para el primer hijo.
  • 2.700 euros para el segundo hijo.
  • 4.000 euros para el tercer hijo.
  • 4.500 euros para el cuarto y siguientes.
  • 2.800 euros para descendientes menores de 3 años.
Te interesa  Consecuencias de no cumplir obligaciones tributarias

Estos importes se restan de la base imponible del IRPF, lo que reduce la cantidad de impuestos a pagar. Es importante tener en cuenta que estos mínimos se aplican de forma individual, es decir, cada progenitor puede aplicar el mínimo correspondiente a sus hijos.

Deducción adicional por gastos en guardería

Además de las deducciones anteriores, existe una deducción adicional por gastos en guardería o centros de educación infantil. Esta deducción permite deducir hasta 1.000 euros en concepto de gastos de guardería.

Para poder aplicar esta deducción, es necesario que los gastos de guardería estén debidamente justificados y se hayan realizado en centros autorizados. Esta deducción es compatible con la deducción por maternidad, por lo que se pueden aplicar ambas deducciones de forma simultánea.

Tener hijos en exclusiva a efectos fiscales puede suponer una serie de beneficios en la declaración de la renta. Las principales deducciones fiscales por tener hijos son la deducción por maternidad, la elevación del mínimo personal y familiar en el IRPF, el mínimo por descendientes y la deducción adicional por gastos en guardería. Estas deducciones permiten reducir la carga impositiva de las familias y suponen un alivio económico para aquellos que tienen hijos a su cargo.

Deja un comentario