Qué cuentas se ponen en el asiento de cierre | Guía práctica

El asiento de cierre contable es una parte fundamental del proceso contable de una empresa. Es el último apunte que se realiza al finalizar el ejercicio contable y tiene como objetivo saldar todas las cuentas patrimoniales de la empresa. En este artículo, te explicaremos en detalle qué cuentas se deben incluir en el asiento de cierre y cómo realizarlo de manera correcta.

¿Qué es el asiento de cierre contable?

Definición y propósito

El asiento de cierre contable es el registro contable que se realiza al finalizar el ejercicio contable de una empresa. Su propósito principal es saldar todas las cuentas patrimoniales, es decir, dejarlas a cero para comenzar el siguiente ejercicio con un balance limpio.

Importancia para la contabilidad

El asiento de cierre es de vital importancia para la contabilidad de una empresa, ya que permite tener un registro ordenado y preciso de las operaciones realizadas durante el ejercicio contable. Además, al saldar todas las cuentas patrimoniales, se facilita la elaboración de los estados financieros y se obtiene una imagen fiel de la situación económica y financiera de la empresa.

Relación con el ejercicio contable

El asiento de cierre se realiza al finalizar el ejercicio contable, que generalmente coincide con el año calendario. Es el último paso del proceso contable y marca el cierre de la contabilidad de ese año. A partir de ese momento, se inicia un nuevo ejercicio y se comienza a registrar las operaciones correspondientes a ese periodo.

Impacto en los estados financieros

El asiento de cierre tiene un impacto directo en los estados financieros de la empresa. Al saldar todas las cuentas patrimoniales, se obtiene un balance limpio que refleja la situación económica y financiera de la empresa al finalizar el ejercicio contable. Además, permite calcular el resultado del ejercicio, es decir, la diferencia entre los ingresos y los gastos generados durante ese periodo.

Te interesa  Qué prescribe a los 4 años: Deudas con Hacienda

¿Cómo se realiza el asiento de cierre?

Proceso paso a paso

El proceso para realizar el asiento de cierre contable consta de los siguientes pasos:

  1. Identificar las cuentas patrimoniales con saldo acreedor: Se deben identificar todas las cuentas que tengan saldo acreedor, es decir, que el debe sea mayor que el haber. Estas cuentas se registrarán en el debe del asiento de cierre por el importe correspondiente.
  2. Identificar las cuentas patrimoniales con saldo deudor: De manera similar, se deben identificar todas las cuentas que tengan saldo deudor, es decir, que el haber sea mayor que el debe. Estas cuentas se registrarán en el haber del asiento de cierre por el importe correspondiente.
  3. Registrar el asiento de cierre: Una vez identificadas todas las cuentas y sus saldos, se procede a realizar el asiento de cierre. En el debe se anotarán todas las cuentas patrimoniales con saldo acreedor y en el haber se anotarán todas las cuentas patrimoniales con saldo deudor.
  4. Calcular el resultado del ejercicio: Al realizar el asiento de cierre, se obtiene el resultado del ejercicio, que es la diferencia entre los ingresos y los gastos generados durante ese periodo. Este resultado se registra en una cuenta de resultados.
  5. Elaborar los estados financieros: Una vez realizado el asiento de cierre y calculado el resultado del ejercicio, se procede a elaborar los estados financieros, como el balance de situación, la cuenta de resultados y el estado de cambios en el patrimonio neto.

Consideraciones importantes

Al realizar el asiento de cierre, es importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Verificar la exactitud de los saldos: Antes de realizar el asiento de cierre, es fundamental verificar la exactitud de los saldos de las cuentas patrimoniales. Esto se puede hacer mediante la conciliación de las cuentas con los extractos bancarios, facturas y otros documentos contables.
  • Utilizar una metodología consistente: Es recomendable utilizar una metodología consistente para realizar el asiento de cierre en cada ejercicio contable. Esto facilitará la comparación de los resultados entre diferentes periodos y permitirá detectar posibles errores o inconsistencias.
  • Realizar una revisión exhaustiva: Antes de finalizar el ejercicio contable, es importante realizar una revisión exhaustiva de todas las operaciones contables realizadas durante ese periodo. Esto ayudará a identificar posibles errores o irregularidades y corregirlos antes de realizar el asiento de cierre.
Te interesa  Fecha límite para pagar Hacienda: Plazo declaración de la renta

Errores comunes a evitar

Al realizar el asiento de cierre, es importante evitar los siguientes errores comunes:

  • No incluir todas las cuentas patrimoniales: Es fundamental incluir todas las cuentas patrimoniales en el asiento de cierre, tanto las que tienen saldo acreedor como las que tienen saldo deudor. De lo contrario, el balance no reflejará la situación real de la empresa.
  • No verificar la exactitud de los saldos: No verificar la exactitud de los saldos de las cuentas patrimoniales antes de realizar el asiento de cierre puede llevar a errores en los estados financieros y a una imagen distorsionada de la situación económica y financiera de la empresa.
  • No realizar una revisión exhaustiva: No realizar una revisión exhaustiva de todas las operaciones contables antes de realizar el asiento de cierre puede llevar a la omisión de errores o irregularidades, lo que puede tener consecuencias negativas para la empresa.

Documentación necesaria

Para realizar el asiento de cierre, es necesario contar con la siguiente documentación:

  • Extractos bancarios: Los extractos bancarios permiten verificar la exactitud de los saldos de las cuentas bancarias y conciliarlos con los registros contables.
  • Facturas y recibos: Las facturas y recibos son documentos que respaldan las operaciones realizadas durante el ejercicio contable y permiten verificar la exactitud de los saldos de las cuentas.
  • Libro Diario: El Libro Diario es el registro contable en el que se registran todas las operaciones realizadas durante el ejercicio contable. Es necesario consultar este libro para identificar las cuentas patrimoniales y sus saldos.

El asiento de cierre contable es una parte fundamental del proceso contable de una empresa. Permite saldar todas las cuentas patrimoniales al finalizar el ejercicio contable y obtener un balance limpio que refleje la situación económica y financiera de la empresa. Realizar el asiento de cierre de manera correcta es fundamental para obtener estados financieros precisos y tomar decisiones informadas. Siguiendo los pasos y consideraciones mencionados en esta guía, podrás realizar el asiento de cierre de manera eficiente y evitar errores comunes.

Te interesa  Las parejas de hecho pueden hacer la renta conjunta: ¿cómo y cuándo?

Deja un comentario