Qué dice el artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos – BOE.es

Plazo mínimo de duración del contrato

El artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos establece un plazo mínimo de duración del contrato de cinco años para arrendamientos de vivienda. Esto significa que, como mínimo, el contrato de arrendamiento de una vivienda debe tener una duración de cinco años.

Libre pacto entre las partes

El artículo 11 también permite el libre pacto entre las partes sobre la duración inicial del contrato. Esto significa que tanto el arrendador como el arrendatario pueden acordar un plazo de duración distinto al mínimo establecido por la ley. Por ejemplo, pueden acordar un contrato de arrendamiento de vivienda por un período de tres años.

Prórrogas anuales obligatorias

Además, el artículo 11 establece que, una vez transcurrido el plazo inicial acordado, el contrato se prorrogará de forma automática por períodos anuales. Esto significa que, si el contrato inicial tiene una duración de tres años, al finalizar esos tres años, el contrato se prorrogará automáticamente por un año más.

Mecanismo de prórroga tácita

El artículo 11 introduce un mecanismo de prórroga tácita. Esto significa que, una vez transcurrido el plazo de garantía de cinco años, si ninguna de las partes comunica su voluntad de no prorrogar el contrato, este se prorrogará automáticamente por un nuevo plazo de tres años. Es decir, si el contrato inicial tiene una duración de cinco años y ninguna de las partes comunica su voluntad de no prorrogarlo, el contrato se prorrogará automáticamente por tres años más.

Derecho de las personas subrogadas

El artículo 11 también reconoce el derecho de las personas subrogadas a continuar en el uso de la vivienda arrendada hasta la terminación del plazo contractual. Esto significa que, en caso de fallecimiento del arrendatario, su cónyuge, pareja de hecho, ascendientes, descendientes o hermanos pueden continuar viviendo en la vivienda arrendada hasta que finalice el contrato.

Te interesa  Cese de actividad administradores sociedades: requisitos y trámites

Libertad de pactos

El artículo 11 de la Ley de Arrendamientos Urbanos también establece la libertad de pactos entre las partes en otros aspectos del contrato de arrendamiento.

Determinación de la renta inicial

En primer lugar, las partes tienen libertad para pactar la renta inicial del contrato. Esto significa que tanto el arrendador como el arrendatario pueden acordar el importe de la renta que se pagará mensualmente por el uso de la vivienda arrendada.

Actualización de rentas

Además, el artículo 11 establece un mecanismo de actualización de rentas. Esto significa que la renta puede ser actualizada anualmente, de acuerdo con las variaciones del Índice de Precios al Consumo (IPC). Es decir, si el IPC ha aumentado en un determinado año, la renta puede ser incrementada en la misma proporción.

Derecho de adquisición preferente

El artículo 11 también mantiene el derecho de adquisición preferente en favor del arrendatario en caso de enajenación de la vivienda arrendada durante la vigencia del arrendamiento. Esto significa que, si el propietario decide vender la vivienda, el arrendatario tiene el derecho de adquirirla en las mismas condiciones que se ofrecen a terceros.

Formalización de los contratos

La ley mantiene la libertad de las partes para optar por la forma oral o escrita en la formalización de los contratos. Esto significa que el contrato de arrendamiento puede ser formalizado de forma verbal o por escrito, según lo acordado entre las partes.

Acceso al Registro de la Propiedad

Por último, el artículo 11 permite a todos los contratos de arrendamiento, cualquiera que sea su duración, acceder al Registro de la Propiedad. Esto significa que el contrato de arrendamiento puede ser inscrito en el Registro de la Propiedad, lo que proporciona seguridad jurídica tanto al arrendador como al arrendatario.

Te interesa  ¿Qué es el contrato social? Definición según la teoría política

Deja un comentario