¿Qué pasa si un gestor se equivoca en la declaración? Descubre las consecuencias

La declaración de impuestos es una tarea que puede resultar complicada y confusa para muchos contribuyentes. Por esta razón, muchos optan por contratar los servicios de un gestor o asesor fiscal para que les ayude en este proceso. Sin embargo, ¿qué pasa si el gestor se equivoca en la declaración? ¿Cuáles son las consecuencias para el contribuyente y para la gestoría? En este artículo, exploraremos las diferentes responsabilidades y acciones legales que pueden surgir en caso de un error en la declaración.

Responsabilidad del contribuyente

En primer lugar, es importante destacar que el contribuyente es el responsable último de la declaración de impuestos. Esto significa que, aunque haya contratado los servicios de un gestor, es él quien asume la responsabilidad y las consecuencias de cualquier error o irregularidad en la declaración.

Asunción de la responsabilidad y sanción

Si un gestor se equivoca en la declaración, el contribuyente será el que tenga que asumir las consecuencias. Esto incluye posibles sanciones económicas impuestas por la Agencia Tributaria. Es importante recordar que la ignorancia o el desconocimiento de la ley no eximen de responsabilidad al contribuyente.

Deber de informar al gestor para corregir el error

En caso de que el contribuyente detecte un error en la declaración realizada por el gestor, es su deber informar de inmediato al profesional para que se corrija el error. De esta manera, se evitan posibles problemas futuros y se demuestra la buena fe del contribuyente.

Responsabilidad de terceras personas designadas

En algunos casos, el contribuyente puede haber designado a una tercera persona, como un familiar o un amigo, para que realice la declaración en su nombre. En este caso, si se detecta un error en la declaración, será la persona designada quien tendrá que responder ante la sanción y los errores notificados por Hacienda.

Te interesa  Retribución en Especie: Efectos en IRPF para Préstamos a Empleados en Banca

Reclamación de responsabilidad tributaria

Si el contribuyente considera que el gestor ha cometido un error grave en la declaración, puede presentar una reclamación exigiendo la responsabilidad tributaria, penal y civil a la gestoría. Esta reclamación puede incluir la solicitud de indemnización por los perjuicios causados.

Responsabilidad de la gestoría

Por otro lado, la gestoría también tiene ciertas responsabilidades en caso de un error en la declaración de impuestos.

Derecho a responder por los daños

Si un gestor comete un error en la declaración que cause perjuicios económicos al contribuyente, este último tiene el derecho de reclamar a la gestoría por los daños ocasionados. En este caso, la gestoría deberá responder por los daños y perjuicios causados.

Exclusión de responsabilidad por multas

Es importante tener en cuenta que, aunque la gestoría pueda ser responsable por los daños ocasionados, no se hará responsable de las multas impuestas por la Agencia Tributaria. Estas multas son responsabilidad exclusiva del contribuyente.

Acciones legales y consecuencias

En caso de un error en la declaración, tanto el contribuyente como la gestoría pueden tomar acciones legales para proteger sus intereses y exigir responsabilidades.

Reclamación de indemnización

El contribuyente puede acudir a los tribunales para reclamar una indemnización por los perjuicios causados por el error en la declaración. Esta indemnización puede incluir tanto los daños económicos como los daños morales sufridos.

Responsabilidad penal por delito o fraude fiscal

En casos más graves, si se demuestra que el gestor ha cometido un delito o fraude fiscal en la declaración de impuestos, tanto el contribuyente como la gestoría pueden enfrentar responsabilidad penal. Esto puede llevar a sanciones más severas, como penas de prisión.

Te interesa  Qué pasa si me llega una carta de la Agencia Tributaria: Cómo responder

Consecuencias de defraudar una cantidad elevada

Si la cantidad defraudada en la declaración de impuestos es superior a los 120.000 euros, esto puede tener como consecuencia una pena de prisión de entre uno y cinco años, además de las correspondientes sanciones económicas.

Factores que afectan la responsabilidad

Existen algunos factores que pueden afectar la responsabilidad tanto del contribuyente como de la gestoría en caso de un error en la declaración de impuestos.

Falta de documentación necesaria

Si el contribuyente no ha proporcionado la documentación necesaria para realizar la declaración de impuestos, la responsabilidad recaerá únicamente sobre él. Es importante asegurarse de proporcionar toda la documentación requerida para evitar posibles errores.

Proporcionar información fiscal errónea

Si el contribuyente proporciona información fiscal errónea al gestor, la responsabilidad será del contribuyente. Es fundamental proporcionar información precisa y veraz para evitar errores en la declaración.

Si un gestor se equivoca en la declaración de impuestos, el contribuyente asume la responsabilidad y las consecuencias de dicho error. Sin embargo, la gestoría también tiene ciertas responsabilidades y puede ser demandada por los daños ocasionados. Es importante informar al gestor de cualquier error detectado y tomar las acciones legales correspondientes para proteger los intereses de ambas partes.

Deja un comentario